Social

Búsqueda

martes, 22 de enero de 2013

PALMERITAS DE QUESO Y CARDAMOMO


Hasta el año pasado, como no trabajaba los viernes por la tarde aprovechaba para ir a recoger a mi hija a la salida del colegio. Para ella, evitar la ruta, aunque solamente fuera en un trayecto, ya era algo muy especial. La verdad es que el plan se redondeaba con una paradita técnica en la pastelería Embassy, donde inevitablemente caía una palmera grande cubierta con chocolate por una de las caras. Son buenísimas. En cuanto nos veían ya nos empezaban a envolver la palmera con la servilleta. El problema empezaba cuando el calor comenzaba a ser una constante diaria (más o menos hacia junio) y se limitaban a las palmeras normales.  

Al contrario de lo que mucha gente cree, darle la forma a las palmeras no es nada complicado, y haciéndolas en casa se pueden mezclar un sinfín de ingredientes, tanto dulces como salados. 

Hace unos días las hice con bacon y queso, y gustaron mucho. Esta vez he preferido arriesgar un poco más y prepararlas con queso y cardamomo. El resultado ha sido estupendo. Esta es la receta:

INGREDIENTES:
1 lámina de hojaldre rectangular
5 vainas de cardamomo
Queso Grana Padano en polvo
Semillas de sésamo negro (para decorar)

He utilizado una lámina de hojaldre refrigerado (en vez de las congeladas). Es importante que tenga forma rectangular. Veréis que el proceso es sencillísimo.


Desenrollar la lámina manteniendo el papel siliconado que trae adherida. Intentar que quede un rectángulo bien formado, sin ninguna punta en los extremos. Medir la mitad del rectángulo y hacer una pequeña marca en la parte inferior y superior que nos servirá de guía. Extender el queso rallado y doblar el extremo derecho hasta el centro. Hacer lo mismo con el lado izquierdo. De esta forma, la lámina rectangular quedará con sus dos extremos doblados hacia el centro.

Darle un ligero golpe a las vainas de cardamomo y sacar las semillas para machacarlas en un mortero hasta conseguir un ligero polvo. Esparcir sobre la masa doblada y repetir la operación de doblar los dos extremos hasta el centro. Por último, volver a hacer un último doblez, consiguiendo un rulo alargado. Manteniendo siempre el papel, colocar en una bandeja o superficie plana y tapar suavemente con papel film. Meter en la nevera un mínimo de 12 horas hasta que la masa esté lo suficientemente dura para poder cortarla sin problemas.


Transcurrido ese tiempo mínimo, partir en láminas no muy gruesas y colocar en una bandeja protegida con papel siliconado. Ajustar la forma redondeando los extremos hasta conseguir que ambos lados queden uniformes. Introducir en el horno previamente calentado a 180º (en mi caso he utilizado el selector de aire caliente). Cuando comiencen a subir, añadir algunas semillas negras de sésamo por encima. Retirar cuando  las palmeras comiencen a estar lo suficientemente doradas.



Como veis, estas palmeras admiten muchas variaciones en los ingredientes. Espero que os gusten.

35 comentarios :

  1. Buenisimas, y como dices admiten infinidad de variantes. bss

    ResponderEliminar
  2. wow, wow, wow..con lo que me gustan las palmeritas! pero esta innovación de palmeritas saladas me parecen estupendas. Te pregunto en FB dónde compras las vainas de cardamomo.

    Y ...como comentario adicional: soy fan honorífica de las palmeras de chocolate...muero por una de ellas...

    Besos y gracias por compartir esta receta tan original!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! nosotros las vendemos online y con gastos de envíos gratis. Por si te sirve de ayuda...
      Me encanta esta receta y la voy a poner en práctica hoy mismo!

      Eliminar
  3. Pues nunca he ido a Embassy, pero creo que con estas palmeritas no me va a hacer falta! MMMMMMmmmmmm!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Cósima, las miro y sonrío (de eso se trata ¿verdad?), jejeje, eres la perfección!!! la receta es estupenda y tienes razón admite cualquier relleno. Por cierto, creo que fuimos las "avanzadillas" en lo de Carmen, jejeje, !!tocó retirada!! Carmen está muerta de risa con las dos, jajjajaj

    ResponderEliminar
  5. Ummmm, el sésamo negro con el queso está buenísimo!
    Un aperitivo de lujo...
    Besitos,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  6. Te han quedado perfectas, seguiré tu consejo de retocarlas, no me suelen quedar muy bonitas, pero ricas eso sí!!
    Las mías sin queso, pero esas semillas y el cardamomo me vuelven loca!!
    Besotess

    ResponderEliminar
  7. Wow, parecen compradas, Cósima (sí, ya sé que lo hecho artesanalmente, en casa y por una misma es mejor que lo comprado, pero esta expresión me sale sola desde pequeña cuando veo algo handmade con una presencia perfecta)
    No hubiera imaginado que la forma de las palmeras procedía de un rulo cortado, ni tampoco que pudieran ser saladas.
    Total, has roto mis esquemas en cuanto a las palmeras, claro que para bien: nada mejor que abrir mente y horizontes.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Oh! ¡Embassy! Cómo nos gustan sus pasteles de limón en casa, y sus sandwichítos híper finos... el de lechuga...mmm...
    La idea del queso+cardamomo tengo que probarla, seguro que en su justa medida es todo un acierto.
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  9. Cósima están de lujo tus palmeritas. El hojaldre me encanta en cualquiera de sus preparaciones, ya sean dulces o saladas, pero la unión de queso y cardamómo nunca la probé y creo ya va siendo hora. Oye no se con que cortas el hojaldre para formar las palmeras, pero he descubierto una forma genial.
    Una vez bien frío como tu bien nos indicas, yo uso para hacer el corte un hilo de pescar bien tenso, facilita mucho el corte. Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Deliciosas! Te han quedado perfectas!¿porqué a mi no me salen bién gruesas?
    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  11. MMMMMM!! Qué rico, Elena! Sabes? Jamás se me habría ocurrido añadir ingredientes varios a las palmeritas!!!
    Gracias por compartir!
    Un beso, guapa!
    IDania

    ResponderEliminar
  12. Pero qué delicia!!! Me chiflan las palmeras en todas sus versiones!! Y la tuya de hoy, con mi querido cardamomo, me chifla!!
    Un besazo cielo

    ResponderEliminar
  13. Me parecen geniales, no he usado nunca el cardamomo, lo he buscado pero al final no lo consigo, no sé ni a que sabe.
    ¿Porqué lo puedo sustituir?
    Un besote y te felicito por la receta y por las fotos, como siempre, preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestra tienda online lo puedes comprar. Por si te sirve de ayuda...

      Eliminar
  14. Nunca he hecho palmeritas pero tu versión salada me entusiasma, me la apunto, estoy segura que me gustarán.

    un besazo, guapísima

    ResponderEliminar
  15. Deliciosas!!!! Cósima casi puedo meter la mano en la pantalla para coger una, que pinta tienen!!! La palmeritas en todas sus versiones son un vicio y estas tuyas no serán menos!!!
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  16. Geniales las palmeritas. Hay que variar, ya lo creo, y la combinación de queso y cardamomo es todo un invento.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Oh! me encanta el hojaldre, me gusta hacerlo en casa con tiempo o si no comprarlo, pero por qué no lo hago? porqué empiezo a comerlo y no paro hasta que no hay, las palmeras me encantan y siempre creo que es un acompañamiento divino para un café o un té...me encanta tú receta, las acabaría en un pis pas, jeje
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Con lo rico que sabe ese queso seguro que están buenísimas, pena que no tengo cardamomo porque tengo un trocito de este queso en la nevera.
    Besinos

    ResponderEliminar
  19. Hola Cosíma, que buenas estas palmeritas me gusta ver que son sencillas de elaborar, me animare a prepararlas :), Un beso

    ResponderEliminar
  20. Pero que ricas!! Me comería una, o dos, o tres... que vicio!! Besos

    ResponderEliminar
  21. Hola Cósima!!! No sé exactamente qué me ha traido hasta tu blog,supongo que he visto tu nombre por facebook asociado a unas sonrisas y eso me ha encantado. Estas palmeritas tampoco tienen mala pinta voy a seguir por aquí y por supuesto estás invitada a conocer tanto mi blog como mi página que llevan el mismo nombre y también te reciben con una gran sonrisa!!!!

    ResponderEliminar
  22. Cósima, tengo que probar tu receta. El cardamomo es una de mis especies preferidas y el queso mi perdición. La única vez que hice palmeras no me salieron nada bien, no me quise pasar con el azúcar y no sabían a nada. Acabaron en la basura! seguro que con estas tengo más éxito. Un beso!

    ResponderEliminar
  23. Te han quedado perfectas Elena. Yo tengo publicadas unas con tapenade, pero las hice en pleno mes de agosto en Mojácar, y la masa se reblandecía por momentos, je, je

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  24. Para empezar a comerlas y no parar. Qué bonito te ha quedado el post. Me encantan.

    ...contando los días para gastronómadas... ;D

    ResponderEliminar
  25. te han quedado perfectas!! yo me llevo dos
    Mil besosssss

    ResponderEliminar
  26. hummmm me llevo una aver si hoy tengo un poco de tiempo y las hago que me encantan !! BESOS

    ResponderEliminar
  27. Elena, con qué paciencia preparas todo. Me asombra que guardes la masa de las palmeras, una vez enrollada, en la nevera y la dejes reposar toda la noche. Yo habría echado mano del cuchillo sin dejar enfriar la masa, a la bandeja y al horno directamente. Y habrían estado ricas, seguro, porque la receta es estupenda.

    Sin embargo creo que ese tiempo de reposo las hace mejor todavía si cabe. La forma queda perfecta y los sabores, tengo la impresión, que más intensos porque posiblemente penetren la masa.

    Mmmm. La próxima vez que haga palmeritas usaré tu técnica.

    Me gussstaaaa !!!

    ResponderEliminar
  28. Elena, son facilisimas de hacer, aceptan muchas variaciones y son riquisimas.
    Siempre tengo hojaldre porque te saca de mas de un apuro
    Bss

    ResponderEliminar
  29. Que ricas... te han quedado preciosas ademñas

    ResponderEliminar
  30. ¿Qué? ¿Experimentando para el "evento"? ;)

    Pero qué requete fácil es hacer palmeras en casa. Este verano, estando en casa de mis padres en el pueblo, decidí que un día iba a hacer unas palmeritas para acompañar un café. Compré una lámina de hojaldre y me puse con ella y cuando mi madre me vio enrollarla se quedó sorprendidísima. Ella no se había ni planteado cómo se podían hacer, pero es que ni siquiera su facilidad.

    Lo que cambian las cosas ... hasta este curso tu hija deseando que vayas a buscarla al cole y la mía pidiéndome ya que la deje ir sola. Claro, que lo que tu hija ganaba con el cambio era un gran aliciente. Nunca he probado las palmeras del Embassy, pero si el local tiene el renombre que tiene, por algo será, ¿no?

    Besos y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
  31. Las palmeritas nos sacan de mas de un apuro, el hojaldre no me falta en casa. Con el sésamo negro quedan ideales.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Hola te he encontrado por casualidad y me quedo por aquí un ratito con tu permiso. No he hecho palmeritas pero viendo las tuyas te entran unas ganas locas de ponerte a hacerlas ya de ya. Felicidades por el blog. Feliz dia.

    ResponderEliminar