Social

Búsqueda

miércoles, 28 de diciembre de 2011

TALLER ALBERO

Llegué a la Restauración de Obras de Arte a través de mi afición a la Pintura Decorativa.

Empecé pintando sobre objetos de madera, escayola, papel ..., cualquier cosa, pero a pequeña escala. Después hice algunos fondos y forillos fotográficos para dos fotógrafos diferentes.


Pero todo cambió el día que me llamaron para formar parte del equipo que pintó el Restaurante El Palacio de Anglona, en la calle Segovia de Madrid, cuando se inauguró con un proyecto de Pascua Ortega. 

No lo vais a entender pero era la primera vez que me encontraba con metros y metros de pared ¡Una auténtica pasada! Me pasé una semana metida entre botes de óleo y aguarrás, y creo que fué ahí donde adquirí mi obsesión por las paredes y la pintura mural. Recuerdo que el último día de trabajo, me recogió una amiga para irnos de puente a Sevilla y me dijo una cosa que me impactó: "Estarás agotada pero nunca te había visto esa expresión de felicidad que tienes". Y era verdad.

Todo eso me llevó a estudiar Restauración, especializándome en pintura, y también me permitió pasar algunos días de mi vida subida a un andamio, disfrutando de un trabajo que no todo el mundo entiende (la verdad es que es mas duro de lo que parece, sobre todo cuando las condiciones climatológicas no son las deseadas). La ausencia de buenas pinturas murales que restaurar la he suplido siempre con m2 de pared que pintar. 

Cuando me fuí a vivir fuera, al principio siempre me salían trabajos de restauración en sitios alejados a mi domicilio, así que terminé abriendo un espacio propio: MI TALLER, un lugar donde daba clases de reciclaje de muebles y de pintura decorativa, y además disponía de suficiente espacio para atender a clientes y aceptar trabajos particulares. 








No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada